Las motos son un pilar básico en la seguridad en ruta, para los ciclistas. Circulan a lo largo de la caravana ciclista, prestando un apoyo cercano y directo a los participantes. Son los primeros que detectan las dificultadas que pueden estar pasando los ciclistas y se encargan de comunicarlo a tiempo para evitar riesgos mayores.

Además de los motoristas de La Guardia Civil y Policía Municipal, en la Vuelta al Teide contamos con 12 motoristas voluntarios, que cubrieron a la perfección el apoyo a la seguridad que se les encomendó.

 

Muchas gracias por su colaboración y por el esfuerzo al que sometieron a sus embragues subiendo al Teide.